Es por eso que AIMÉ vuelve a poner el acento en lo que nos hace bien y nos invita a cumplir las promesas que alguna vez le hicimos a nuestros queridos amigos…

A los que prometimos ver luego de los exámenes con una rica comida de por medio, a los que prometimos pasar a conocer a su nuevo hogar o su nueva mascota, e incluso aquellos a los que les prometimos un reencuentro en las noches de verano y al llegar el invierno, aún sigue pendiente.

Con dos propuestas totalmente diferentes, los varietales elegidos para celebrar la amistad, luego de un año atípico para los encuentros y reuniones, que promete encontrarnos nuevamente un poco más cerca de aquellos que queremos, destacamos:

AIMÉ Malbec es la opción ideal para tu amigo fanático de los aromas dulces, pero que se mantiene fresco y con una actitud canchera por la vida. Este vino de color rojo violáceo, posee notas aromáticas de frutos rojos, vainilla y chocolate. Combina muy bien con carnes rojas asadas o pastas con salsa roja.

Pero si querés innovar y aprovechar para probar algo diferente, AIMÉ Dulce es la elección correcta. Para los más excéntricos, este vino de notas doradas con una acidez vibrante que juega en sus aromas con cítricos y notas herbales, le va a encantar. ¿Y con qué comida lo acompañamos? No será necesario encarnar el rol de chef; desde una pizza hasta un delivery de sushi van a complementar al vino muy bien! Incluso acompañar postres como crumble de manzana.

Por admin